20190213_Fundación DISA_Suelta de Morla, tortuga boba.jpg

¡Morla vuelve a casa!

  •   martes, 12 de febrero de 2019

Se trata del segundo ejemplar de tortuga boba apadrinado por Fundación DISA

El pasado sábado la Fundación DISA y el Cabildo de Gran Canaria soltaron en la playa de Melenara a ’Morla’, otro ejemplar de tortuga boba (Caretta caretta) que recorrerá el mundo con un dispositivo electrónico de seguimiento que permitirá conocer sus movimientos por el océano. En esta ocasión, la suelta estuvo arropada por más de 100 personas entre las que se encontraban unas 70 pertenecientes al Grupo DISA, compañeros y familias.

Derivado de un concurso interno entre el personal de DISA en Canarias, destacó la presencia de Enrique Hernández, trabajador de la Instalación de Almacenamiento de Granadilla en Tenerife, quien con su propuesta de nombre logró el mayor número de votos para bautizar a este ejemplar como ’Morla’. También nos acompañó Tamara Pascual, de Sistemas de la Información, quien consiguió con su propuesta ‘Honu’ ser la segunda opción más votada por toda la compañía. Ambos, junto a sus acompañantes, tuvieron la oportunidad de conocer y vivir en primera persona la historia de esta tortuga y todos los preparativos previos a la suelta, así como las instalaciones de recuperación de estos animales en el Centro de Fauna Silvestre del Cabildo de Gran Canaria situado en Taliarte.

‘Morla’ fue rescatada por un barco de observación de cetáceos en la costa de Mogán el pasado 22 de diciembre. Fue capturada cuando se encontraba flotando y se le diagnosticó un problema digestivo generado por la ingestión de plásticos, del cual ya está completamente recuperada. También, y gracias a esta colaboración con el Cabildo, tuvimos la oportunidad de vivir in situ la suelta de un ejemplar de pájaro vuelvepiedras (Arenaria interpres), un ave procedente de la tundra finlandesa que en invierno pasa por Canarias camino de Sudáfrica y que fue intervenido en el Centro de Recuperación, donde ingresó con heridas provocadas por anzuelos en diferentes partes de su organismo.

Esta iniciativa, que combina a la perfección la recuperación de animales heridos con la investigación científica y la educación ambiental, está vinculada a una línea de investigación financiada por Fundación DISA en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), en la que se realizan estudios relacionados con la vida y el desarrollo de las especies marinas especialmente centrados en la tortuga boba.

Como ya ocurre con ‘Sardina’, el transmisor ubicado en el caparazón de ‘Morla’, nos permitirá hacer un seguimiento de sus movimientos, pudiendo estudiar de esta manera su desarrollo y migraciones. Además, los niños y adultos que visiten DISALab serán testigos directos de las diferentes rutas de esta pareja, así como de sus avances en su hábitat natural.